22.2.12


Here is the article on the destruction of the TJ Police and Fire Station I wrote for the SD Reader


We went one day about a month ago/ to have a little fun in Mexico.

We ended up in a gambling spot/ where the liquor flowed and the dice were hot

So here we are in the Tijuana jail/ Ain’t got no friends to go our bail

So here we’ll stay ‘cause we can’t pay/ Just send our mail to the Tijuana jail

— “Tijuana Jail,” by the Kingston Trio

La Ocho

It has been over a month since the Tijuana police station (also known as “La Ocho”), located on the corner of Eighth Street and Avenida Constitución in downtown Tijuana, met its demise. On December 30, the mayor’s office ordered the destruction of the infamous station and jail. A few days earlier, the city council had voted to sell the public plot in a private auction.

At nightfall, the bulldozers began to tear down the walls. Early the next morning, onlookers began to gather, some with tears in their eyes, others with signs demonstrating their angst against the act of urbicide they where witnessing. But the demolition continued and did not stop with the police station; they cleared the entire ¾-acre site, including Estación de Bomberos #1, the city’s first fire station. The fire station had been built in the ’60s and had all the necessities firemen needed to do their job well — it even had a covered basketball court on its second level.

In less than a week, the two historic buildings were leveled and a pile of rubble stands as testimony to the hegemony of Tijuana’s National City–born mayor, Carlos Bustamante.

When is a Building More Than a Building?

Sometimes when we think of preserving structures, “time” is reduced solely to dating buildings. The Tijuana jail and fire station were built in the 1960s, but this fact defines only part of its historical legacy. The mayor of Tijuana mentioned that his decision to demolish the buildings was because they were old and had structural damage, a questionable assertion (no documents of the structural survey were ever published). Yet, the mayor didn’t consider that collective memory also plays an important role in the legitimization of a building as a historical artifact.

Bustamante also added that the history of the building was evil and “tiene muy malas vibras” (“it has bad vibes”); therefore, its continued existence would only serve to promote the negative image of the city...as if the act of demolishing the buildings eliminates the negative image of a shady government and its notorious under-the-table deals.

What are the costs of the demolition of these structures, and are these costs unavoidable for the progress of Tijuana? So far, the end does not justify the means: the fire-department staff and equipment sit on an empty lot with a trailer as their office and await a new fire station. The police department had the desire to make a museum of the old station. Not only did the fire and police departments demonstrate their displeasure with the demolition, but a few groups picketed the site.

One of the loudest voices against the demolition and selling of the plot came from “Todo Somos Tijuana,” a preservationist group consisting of intellectuals and artists whose main demand is to prevent the selling of the plot to a private entity and to persuade the city to use the space for cultural, artistic, and educational functions.

Maria Curry, an architect and expert in historic preservation (and a current member of the San Diego Historical Resources Board), posted the following on Facebook: “Unfortunately preserving historic buildings is not part of the preservation policies in Tijuana, which is a mistake because old buildings can bring many economic and social benefits if they are properly used and integrated to urban planning....”

A member of Tijuana’s Professional College of Architects, Diana Nieto, used her blog to express that adaptive reuse might have been a better future for both structures. Nieto wrote that many countries, including Mexico, have readapted decommissioned jails to function as public and cultural institutions; for example, Mexico City’s Lecumberri Penitentiary, also known as the “Black Palace,” now houses the national archives. The building is surrounded by a large public park and research facilities. Nieto’s list of adaptive-reuse examples includes other penitentiary buildings in Mexico.

There is no doubt (except in the TJ mayor’s office) that cities need old buildings as much as we need new ones. Jane Jacobs wrote in her book The Death and Life of Great American Cities, “Cities need old buildings so badly it is probably impossible for vigorous streets and districts to grow without them. By old buildings I mean not museum-piece old buildings, not old buildings in an excellent and expensive state of rehabilitation — although these make fine ingredients — but also a good lot of plain, ordinary, low-value old buildings, including some rundown old buildings.”

The buildings of Tijuana are exactly what Jacobs describes: ordinary, low-value buildings of pseudo-architectural styles from California Revival, Neoclassical, and early Modernist eras. Their primary value is in the role they play as artifacts of memory and their place as part of a greater whole that is downtown Tijuana and its original grid of 1889. Buildings like La Ocho fit well within the urban fabric of downtown.

It’s Only Natural

“Civilised life, you know, is based on a huge number of illusions in which we all collaborate willingly. The trouble is we forget after a while that they are illusions and we are deeply shocked when reality is torn down around us.” — J.G. Ballard

It seems that most tijuanenses are not interested in going out to defend public space. For some, it’s hard enough to deal with their daily existence. For the middle and upper classes, why would they worry? When things get dirty they can go to San Diego.

Dr. Tito Alegría, an urbanist at El Colegio de la Frontera Norte, a think tank on border issues, mentions that Tijuana city government has had a long history of selling of public land to obtain revenue. Even when the population is invited to participate in the decision-making process of city-improvement programs, they don’t participate. In 1994, the city established PAU, “Plan de Activación Urbana” (“Urban Activation Plan”) and, according to Dr. Alegría, only 5 percent of the population participated in the decision-making process. “Therefore, the dismantling of the police station and selling of the property is natural procedure for the city,” he says.

To be fair, recently we saw more preservationist groups organize to defend public space, such as the group that camped in the Benito Juárez Park to stop the construction of a large concrete square plaza (known as Zocalo 11 de Julio) by private entities. Yet, these groups are small and lack credibility with the rest of the population, even if they mean well. Recently, Mayor Bustamante evacuated the occupying group, and now the future of the park and its public space are uncertain.

Tijuana is lacking a cohesive social culture, one that defends public space and its right to shape the city’s future. Currently, we are witnessing a revival of certain parts of the city and a gradual economic growth in the service sector. In the past five years, we have seen the resurrection of the nightlife in downtown Tijuana. Our middle class that fled the city during the past three years has returned from San Diego. Yet, our understanding and desire of public space is still just a vision that we find difficult to grasp or defend. I hope that soon we will have had enough of “the business as usual” politics and, like in J.G. Ballard’s novel Millennium People, we will at least aspire to be like every obedient professional and arrive punctually for our appointment with a revolution.

17.2.12


En Español

La Ocho

Hace ya más de un mes que desapareció la comandancia de policía de Tijuana, mejor conocida como La Ocho, ubicada en la esquina de la Calle Ocho y Avenida Constitución, en el centro de la ciudad. El 30 de diciembre, el alcalde ordenó la destrucción de la tristemente célebre comandancia y cárcel. Unos días antes, el cabido había aprobado la desincorporación de ese terreno público para su venta.Al anochecer, los buldózers comenzaron a derribar las paredes. A la mañana siguiente comenzaron a reunirse los curiosos, algunos con lágrimas en los ojos, otros con pancartas que expresaban su angustia por el acto de urbanicidio que estaban presenciando.

Pero la demolición continuó y no se quedó en la comandancia de policía, sino que arrasó con toda la cuadra, que incluían la Estación de Bomberos #1. Construida en la década de 1960, había sido la primera de la ciudad y contaba con todo lo necesario para que los bomberos hicieran su trabajo; incluso tenía una cancha de básquetbol techada.En menos de una semana, los dos edificios históricos quedaron a ras del suelo, y un montón de escombros es el testimonio de la hegemonía del alcalde de Tijuana, Carlos Bustamante, nacido en National City, California.

¿Cuándo es un edificio más que un edificio?

A veces, cuando pensamos en conservar estructuras, el “tiempo” se reduce simplemente a la datación de los edificios. La cárcel de Tijuana y la estación de bomberos fueron construidas en la década de 1960, pero este hecho define sólo una parte de su legado histórico. El alcalde de Tijuana mencionó que su decisión de demoler los edificios se basó en que eran viejos y tenían daños estructurales, una afirmación dudosa porque jamás se publicó ningún documento del peritaje estructural. Sin embargo, el alcalde no consideró que la memoria colectiva también desempeña una función importante en la legitimación de un edificio como artefacto histórico.

Bustamante agregó que el edificio tenía una historia funesta y “muy malas vibras”; por lo tanto, su permanencia sólo contribuiría a promover una imagen negativa de la ciudad... como si el acto de demoler los edificios eliminara la imagen negativa de un gobierno turbio y sus negocios bajo el agua.¿Cuáles son los costos de demoler estas estructuras, y son inevitables tales costos para el progreso de Tijuana? Hasta ahora, el fin no justifica los medios: el personal y equipo del Cuerpo de Bomberos están alojados en un lote baldío y usan un tráiler vacío como oficina mientras esperan una nueva estación de bomberos. Por su parte, el cuerpo de policía tenía la intención de convertir la ex comandancia en un museo.

No sólo los departamentos de policía y bomberos expresaron su inconformidad, sino también algunos grupos ciudadanos que se plantaron en el sitio.Una de las voces más fuertes en contra de la demolición y venta del terreno fue “Todos Somos Tijuana”, un grupo conservacionista formado por intelectuales y artistas cuya principal exigencia es que el predio no se venda a una entidad privada, sino que el Municipio lo aproveche para fines culturales, artísticos y educativos.

María Curry, una arquitecto y experta en preservación histórica (y miembro del actual San Diego Historical Resources Board, un consejo encargado de recursos históricos), publicó su opinión en Facebook:

“Desafortunadamente, conservar los edificios históricos no forma parte de las políticas de conservación de Tijuana, lo cual es un error, porque los edificios viejos pueden proporcionar muchos beneficios económicos y sociales si integran y aprovechan adecuadamente dentro de la planeación urbana...”

Una miembro del Colegio de Arquitectos de Tijuana, Diana Nieto, expresó en su blog que la reutilización adaptativa hubiera sido un mejor futuro para ambas estructuras.

Nieto escribió que muchos países—incluido México—, han readaptado cárceles en desuso para aprovecharlas como instituciones públicas y culturales; por ejemplo, la antigua penitenciaría conocida como el palacio Negro de Lecumberri, en la ciudad de México, ahora alberga el Archivo General de la Nación. El edificio está rodeado por un enorme parque público e instalaciones de investigación. En la lista de ejemplos de reutilización adaptativa de Nieto aparecen otros penales de México.No cabe duda (salvo en la presidencia municipal de Tijuana) de que las ciudades necesitan edificios viejos tanto como necesita los nuevos.

En su libro The Death and Life of Great American Cities [“Muerte y vida de grandes ciudades estadounidenses”], Jane Jacobs escribió:

“Las ciudades necesitan los edificios antiguos tan desesperadamente, que sin ellos es quizás imposible que se desarrollen calles y distritos vigorosos. Y no me refiero a edificios antiguos dignos de un museo o a edificios antiguos en condiciones excelentes y costosas de rehabilitación —por más que sean buenos ingredientes—, sino también a una buena cantidad de edificios viejos sencillos, comunes, de poco valor, e incluso algunos edificios viejos bastante deteriorados”.

Las construcciones de Tijuana son exactamente lo que describe Jacobs: edificios comunes, de poco valor, construidos en estilos pseudoarquitectónicos de las épocas neoclásica, modernista temprana y del “California Revival”. Su principal valor es la función que desempeñan como artefactos de la memoria y el lugar que ocupan dentro del conjunto de la Zona Centro de Tijuana y de su trazado original de 1889.

Era lo más natural

“Ya lo sabemos: la vida civilizada se basa en una cantidad enorme de ilusiones con las que todos colaboramos de buena gana. El problema es que después de un rato se nos olvida que son ilusiones y nos impresiona terriblemente cuando la realidad se desmorona a nuestro alrededor”. — J. G. Ballard

Parece ser que a la mayoría de los tijuanenses no les interesa salir a defender el espacio público. Para muchos ya es bastante difícil resolver la vida cotidiana. Para las clases medias y altas, ¿por qué preocuparse?: si las cosas se ponen feas, pueden irse a San Diego.El Dr. Tito Alegría, un urbanista de El Colegio de la Frontera Norte, señala que el Ayuntamiento de Tijuana tiene un largo historial de venta de terrenos públicos para conseguir ingresos. Incluso cuando se invita a la población a participar en la toma de decisiones para los programas de mejoramiento urbano, la gente no interviene. En 1994, el Ayuntamiento creó el Plan de Activación Urbana (PAU), pero según el Dr. Alegría, sólo cinco por ciento de la población participó en el proceso de toma de decisiones.

“Por lo tanto, el desmantelamiento de la comandancia y la venta de la propiedad eran procedimientos naturales para la ciudad”, concluyó.

Siendo justos, recientemente habíamos visto que más grupos conservacionistas se organizaban en defensa del espacio público, como el que acampó en el Parque Benito Juárez para impedir que instancias privadas construyeran una gran plancha de concreto conocida como Zócalo 11 de Julio. Pero estos grupos son pequeños y carecen de credibilidad ante el resto de la población, aunque tengan buenas intenciones.

Hace poco, el alcalde Bustamante desalojó al grupo ocupante, y ahora el futuro del parque y de su espacio público es incierto.A Tijuana le hace falta una cultura social cohesiva, una que defienda el espacio público y su derecho a la ciudad. Ahora estamos presenciando el resurgimiento de ciertas partes de la ciudad y un crecimiento económico gradual en el sector servicios. Durante los últimos cinco años hemos comprobado la resurrección de la vida nocturna en el centro de Tijuana.
La clase media que huyó de la ciudad durante los últimos tres años ya regresó de San Diego. Sin embargo, nuestro entendimiento y deseo del espacio público sigue siendo sólo una visión que nos resulta difícil atrapar o defender. Espero que pronto nos hartemos de “las políticas de siempre” y que, como en la novela Millennium People [Milenio negro] de J. G. Ballard, al menos aspiremos a ser como todos los profesionistas obedientes y lleguemos puntualmente a nuestra cita con la revolución.

— Rene Peralta

Traducción: Lucrecia Orensanz

15.2.12

Reactivando Espacios

REACTIVANDO ESPACIOS / HECTOR SANTILLAN M. from wimerf on Vimeo.




Interesante el video y la idea de reactivar los callejones perdidos por una gran caída economica que se fue dando hasta que la mayoría de los comercios de esta zona cerraron. Sin embargo hay algunos artistas y comerciantes que intentan rehabilitar estos callejones aprovechando las rentas económicas y abriendo su talleres de producción artistica.

Sin embargo la cuestión del renacimiento de la Avenida Revolución, donde se ubican la mayoría de estos callejones, va ser a consecuencia de la creación de nuevos consumidores. Para esto se necesita pensar en un plan estratégico para toda la zona centro con proyectos que incluyan vivienda de clase media. Al volver la vivienda a la zona se genera una masa critica de consumidores con buen nivel adquisitivo, que después necesitaran de otros servicios y productos que podrían ser instalados en las diferentes zonas del centro, incluyendo la creación de una zona cultural y gastronomica a lo largo de la Avenida Revolución y pasajes. No hay vuelta de hoja, no se puede iniciar un por La Avenida Revolución! Pero enhorabuena por el video!

7.2.12





Mexicano dirigirá maestría enfocada en retos arquitectónicos de la fronteraPor Agencia EFE – hace 6 días San Diego, 1 feb (EFE).-

El mexicano René Peralta dirigirá la nueva maestría en la Escuela de Arquitectura Woodbury de San Diego enfocada en los retos para la arquitectura del territorio fronterizo."La profesión de arquitectura seguirá en crisis en los próximos 10 años por el desempleo en EE.UU. por lo que es necesario que los profesionales creen su propio futuro con proyectos iniciados por ellos mismos y financiados por instituciones públicas al tiempo en que ponen atención a problemas urbanos", dijo a Efe Peralta.Uno de los énfasis de la nueva maestría, dijo el nativo de Tijuana, son los "territorios en disputa" que suelen ubicarse en las periferias de las ciudades, donde hay desarrollos informales en los que la capacidad de construcción de familias individuales se enfrenta al límite de la infraestructura y necesitan gestores que medien entre ellos y los gobiernos.Peralta, quien se considera miembro de la nueva generación de profesionales "transfronterizos" que viven en Tijuana pero contribuyen tanto en EE.UU. como en México, asegura que debido a que la nueva maestría dura sólo tres semestres, está enfocada en quienes ya tienen un título en arquitectura."Buscamos que los estudiantes se conviertan en líderes que puedan transformar el espacio social tanto en EE.UU. como en otros países", señaló Peralta, quien cuenta con estudios de posgrado en Londres y quien ha viajado por América Latina.Peralta dijo que su contexto le ha revelado claramente que las ideas procedentes de otras disciplinas aportan para que la arquitectura salga del cubículo y se convierta en una práctica alternativa involucrada con cuestiones económicas, políticas, culturales y tecnológicas.En la nueva maestría, la escuela Woodbury busca que sus estudiantes incorporen habilidades que no frecuentemente se anclan a la arquitectura, como la creación de políticas públicas y el mapeo con tecnología de Sistemas de Información Geográfica (GIS)."Los GIS son herramientas de mapeo que permiten analizar muchos niveles de información simultáneamente, para relacionar por ejemplo costo de la tierra, parques, y salud, lo que permite tomar decisiones en forma mucho más rápida", dijo Peralta.Entre sus proyectos recientes, Peralta mencionó que estudiantes de la universidad trabajaron con alumnos de la Universidad Autónoma Benito Juárez en Oaxaca para desarrollar un proyecto de un parque público.Lo que aprendieron allí sobre infraestructura será aplicado en un proyecto en colaboración del Centro para la Economía Urbana y el Diseño de la Universidad de California San Diego a fin de manejar el flujo peatonal en el vecindario de San Diego de City Heights, de alta concentración de hispanos.Peralta dijo que su familia es una de las pocas que ha visto la transformación de Tijuana, pues tiene más de 100 años en la región.El mismo comenzó su educación en San Diego, "pues antes era mucho más fácil cruzar para estudiar", primero en escuelas católicas y luego en una preparatoria pública del lado estadounidense."Me gradué en 1987 de la prepa, como muchos chavos de 'TJ' no estaba seguro de qué estudiar, así que empecé arquitectura en el Colegio Southwestern, después diseño ambiental en la Universidad Estatal de San Diego, y finalmente obtuve mi licenciatura de la Nueva Escuela de Arquitectura, antes de hacer estudios de posgrado en Londres, en la Asociación de Arquitectura", comentó.A su regreso a San Diego, trabajó para la firma de arquitectura de paisaje Spurlock Poirier, donde colaboró en el diseño del Museo Getty en Los Angeles, y dio clases en las escuelas donde estudió además de la UCLA, antes de comenzar a enseñar en la Woodbury."También tengo mi despacho en Tijuana, desde donde realizamos proyectos tanto en México como en EE.UU., de arquitectura y académicos, como el libro 'Aquí es Tijuana' que publicó la editorial inglesa Black Dogs Press'", mencionó.El académico y arquitecto dijo que el costo de la maestría será de 18.000 dólares por los tres semestres, y que cuentan con becas para hispanos.

© EFE 2012. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.
Woodbury San Diego y el Master en Landscape Urbanism en Reforma



Se trata de descifrar una realidad más cercana que la de la arquitectura de acelerado desarrollo como la de China o Korea

Ricardo Dorantes

Ciudad de México (7 febrero 2012).- La Universidad de Woodbury en San Diego California impartirá una maestría que especialice a los estudiantes en los retos, perspectivas y oportunidades que envuelven a la arquitectura fronteriza.

El mexicano René Peralta, director de este posgrado, comentó que se trata de descifrar una realidad más cercana que la de la arquitectura de acelerado desarrollo como la de China o Korea y que la de zonas multimillonarias específicas como Dubai o Qatar.

"Veíamos que las condiciones que se presentan en Latinoamérica, iniciando por Tijuana, eran los retos que enfrentan muchas ciudades fuera del mainstream urbano. La gran parte de la población mundial ya vive en ciudades y muchos de ellos lo hacen en zonas periféricas e informales; creemos que este fenómeno sólo seguirá aumentando y por eso iniciamos con proyectos de investigación en esta zona fronteriza", señaló Peralta en entrevista.

Algunas de las condiciones que caracterizan al territorio tijuanense, dice Peralta, como la diversidad y enfrentamiento cultural, territorios en disputa, alto flujo migratorio y aspectos paradójicos, coinciden con otras ciudades latinoamericanas a pesar de que no sean éstas parte de una frontera.

"Las zonas informales de Tijuana tienen características parecidas a las de Ciudad Juarez, Estado de México, Caracas, Rio de Janeiro, Buenos Aires", agrega el académico. "En Estados Unidos hay ciudades al centro del país como Detroit, que literalmente están despareciendo por la desaceleración económica y disminución de la clase media, lo cual está causando problemas de deterioro urbano, que se creía eran fenómenos de países en desarrollo".

Peralta actualmente es director de la Maestría en Urbanismo y Paisaje en la Escuela de Arquitectura de San Diego de la Woodbury University y maestro de Diseño Urbano la Universidad de Washingto así como de la catedra de Urbanismo en Latino America en SciARC, Los Angeles.



Ver Nota click AQUI