9.12.08

So last century

Esto me recuerda una discusión que tuve con Miguel Robles y Mario deVega en mi vieja oficina de la federal. Aferrados a un " Neo-DADA"

Estamos viviendo un asunto extraordinario: una generación multitudinaria de artistas sin arte. Una legión sigue a este movimiento repitiendo sus plegarias a san Duchamp y perpetuando algo de lo que sus creadores afirmaban: “las obras dadá no deben durar más de cinco minutos”. Los seguidores son la tumba del movimiento, por eso no logran aportarle nada. En el performance es más evidente esta contradicción: algo que tendría que ser efímero ya se estancó en los museos.

Leer todo el articulo aqui: http://impreso.milenio.com/node/8505694

No hay comentarios.: