7.6.08

Getting our feet wet



En las últimas dos semanas me la pase de paseo por Tijuana con estudiantes de Washington University. Muchachos de la maestría en diseño urbano, jóvenes de clase media de la ciudad de St. Louis (lugar donde esta el arco de Sarinnen que se copeo en la revu) de un ciudad conservadora. Este lunes tiene su prime entrega y van a mostrar el análisis e investigación sobre los aspectos históricos, ecológicos, urbanos, sociales y culturales de la zona de la cuenca del Río Tijuana.

El primer dia de clases visitamos el IMPLAN donde vimos los proyectos que se proponen para el Río Alamar y la zona de Los Laureles. Estos dos proyectos son de equipamiento urbano e infraestructura. En Alamar como ya se sabe existen asentamientos humanos que desde que existe esta ciudad ha sido la problemática más conocida de invasión e asentamiento informal. En esta zona Implan propone una restructuración del uso de suelo que se combina con diseño de nuevas vialidades que conecten las vías del la zona rio. Para nosotros como taller fue interesante la necesidad de comprender como se puede lidiar con asentamientos informales y al mismo tiempo intentar de implementar estrategias que permitan el saneamiento ecológico de esta zona. De inmediato los alumnos preguntaron, “how do we begin to think of doing something here, when people should not be here in the first place”. Una pregunta básica cuando nos topamos con condiciones urbanas no consolidadas, las ciudades no tradicionales tienden a seguir un orden orgánico y no uno geométrico pero más importante es un problema de la regularización del uso de suelo – un problema de legalidad. Simplemente podemos decir que el problema es económico, sin embargo esa problemática tienen consecuencias ecológicas.

vistas de la zona del rio alamar

Después visitamos el Estuario de Río Tijuana en Imperial Beach. Oscar Romo nos explico la importancia de hacer una trabajo de consciencia ecológica en los cañones de de Tijuana. La reserva ecológica del estuario perdió varias hectáreas hace unos años cuando unas fuertes lluvias causaron el deslizamiento de capa de tierra hacia el estuario acabando con la flora que se da en la costa. El problema se da por dos razones, primero la topografía de Tijuana es de mayor elevación que la de San Diego, el agua sigue su cause natural por gravedad. También los asentamientos humanos en las laderas eliminan las propiedades naturales de filtración del agua y promueven el escurrimiento de agua y tierra. En la zona de Los Laureles se ha intentado canalizar el agua que corre hacia la frontera sin embargo lo único que se ha logrado es un espacio para tirar basura y aguas negras que se convierte en un foco de enfermedad. Los Laureles tiene un desarrollo en proceso de regularización y sus casas en las laderas tiene una gran diversidad de estilos y condiciones espaciales interesantes.

vistas de Los Laureles- desde su parte baja al norte hacia la zona sur mas elevada

Los recorridos han estado combinados con conferencias por expertos en materia de desarrollo urbano y ecología. El jueves visitamos al Dr. Tito Alegria en el Colef donde impartió una conferencia sobre el desarrollo urbano de la frontera con énfasis en desarrollo económico y una critica a dos propuestas norteamericanas que intentan leer esta zona como región binacional o ciudades de la globalización. En síntesis podríamos comentar que el futuro de esta zona fronteriza depende de contradicciones.


la border - desde el lado gringo - en friendship park

2 comentarios:

Susana Aparicio dijo...

que interesante! creo recordar que en la página de habitat (http://habitat.aq.upm.es) había varios casos de urbanización de asentamientos informales, estaban en el tratado de las buenas prácticas si no me equivoco.

Un saludo!

Monica Arreola dijo...

MAestro un lugar en Tijuana donde vendan lonas tensadas, conoces uno?